.comment-link {margin-left:.6em;}

08 octubre, 2013

 

Pon un tiburón en tú vida



En Japón, hay una gran demanda de pescado fresco, a los japoneses siempre les ha gustado del pescado fresco, pero en las aguas cercanas a Japón no hay muchos peces.

Para alimentar a la población japonesa, los barcos pesqueros se empezaron a fabricar más grandes para ir mar adentro. Mientras más lejos iban los pescadores, más era el tiempo que tardaban en regresar a puerto y el pescado mientras más grande era el barco menos fresco estaba.
  
Para resolver el problema, las compañías instalaron congeladores en los barcos pesqueros. Sin embargo los japoneses percibían la diferencia entre el pescado congelado y el fresco, como no les gustaba el congelado tenían que venderlo más barato.

Como solución, las compañías instalaron en los barcos tanques para los peces. Podían así pescarlos, llevarlos a los tanques y mantenerlos vivos hasta llegar a la costa, pero después de un corto tiempo los peces dejaban de moverse en el tanque, estaban aburridos y cansados. Los consumidores japoneses también notaron la diferencia del sabor porque cuando los peces dejan de moverse por días pierden el sabor fresco.

¿Cómo resolvieron el problema las compañías japonesas?, ¿cómo consiguieron traer pescado con sabor fresco? Para mantener el sabor fresco de los peces, las compañías pesqueras los ponen dentro de los tanques en los barcos, pero también un introducen ¡un tiburón!, un tiburón pequeño. El tiburón se come algunos peces, pero los demás llegan muy, pero que muy vivos. Los peces son desafiados, tienen que nadar durante todo el trayecto dentro del tanque para mantenerse vivos.

Etiquetas:


Buscar enlaces a esta noticia en Technorati Menea esta noticia Enviar a Fresqui.com Enviar a del.icio.us
Comments: Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace



<< Home

This page is powered by Blogger. Isn't yours?