.comment-link {margin-left:.6em;}

07 agosto, 2009

 

El valor de la amistad

jubilado
El padre de un amigo mío, que ha fallecido hoy, me contó hace tiempo la siguiente vivencia:

Tras jubilarse, de una de las grandes empresas industriales, de esas que llegarón a tener 14.000 trabajadores, se quedó viudo y sus hijos fueron abondonando el hogar. Él, para distraerse cogio la rutina de irse todos las tardes a pasear a la playa de Ereaga -desde el espigón hasta el puerto viejo-. Todos los días hacía sólo el paseo. Con los años, los habituales del paseo al cruzarse se saludaban, pero todos seguian paseando sólos, y así pasaban los años. Un día que empezó a llover, se refugiaron varios jubilados en unos soportales y empezaron a hablar, comentaron que siempre los mismos hacian el paseo sin hablar con nadie. Acordarón que a partir del próximo día quedarían, sin obligaciones, a las 6 de la tarde en un punto y los que estuviesen darían juntos el paseo. Se autoimpusieron la condición de no hablar ni de política ni de religión. El padre de mi amigo me decía que era lo mejor que le había pasado, a sus setenta y tantos había hecho nuevos amigos.

Me parecen muy interesantes las políticas que tienden a "sociabilizar" a las personas mayores: viajes del inserso, parque para mayores ...

Buscar enlaces a esta noticia en Technorati Menea esta noticia Enviar a Fresqui.com Enviar a del.icio.us
Comments: Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace



<< Home

This page is powered by Blogger. Isn't yours?