.comment-link {margin-left:.6em;}

17 agosto, 2007

 

El amor es ciego pero la tarjeta de crédito deja rastro

proteccion de datosUna bonita historia de la que deberíamos aprender:
  1. El tejano Leroy Greer, propietario de un negocio de venta de coches de lujo, tenía una amante y una esposa de la que se estaba divorciando -aunque aún albergaba esperanzas de reanudar la relación con su esposa-
  2. Envió un ramo de rosas rojas, un peluche y una nota de amor a su amante.
  3. Pidió expresamente a la empleada de la floristería que no mandase ningún recibo a su casa.
  4. La floristería, para fidelizar a su cliente, envió una tarjeta de agradecimiento a su domicilio conyugal.
  5. La esposa vio el contenido de la nota que Leroy había enviado a su amante, que decía: "Sólo quiero decirte que te quiero y que lo eres todo para mí".
  6. La esposa llamó al establecimiento para solicitar que le enviasen por fax una copia del recibo de la compra y así pudo conocer la identidad de la destinataria.
  7. La esposa, con sentido del humor, reenvió la copia del recibo a la oficina de su marido, incluyendo su propia nota: "Sé un hombre; si te pillan con las manos en la masa, no sigas mintiendo"
  8. La esposa, aumento sus peticiones en el divorcio, solicitando la custodia total de sus hijos y una suma de 300.000 dólares.
  9. El marido, ha demandado por 1 millón de dolares a la floristería, por no respetar la política de privacidad de sus clientes y romper el pacto al que habían llegado en el momento de la adquisición de las flores.
De esta bonita historia seguro que pueden sacar conclusiones las empresas -en el manejo de sus ficheros de datos- y los infieles ;)

Etiquetas:


Buscar enlaces a esta noticia en Technorati Menea esta noticia Enviar a Fresqui.com Enviar a del.icio.us
Comments: Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace



<< Home

This page is powered by Blogger. Isn't yours?